LA FRUTA NO ES POSTRE


La fruta esta dentro de las recomendaciones que los nutricionistas hacemos de consumo en forma diaria. Todos hemos oído lo bueno que es comer 5 frutas y verduras al día, y una de las estrategias de introducir fruta en tu rutina diaria son los postres. Por eso podriamos decir que la FRUTA NO ES POSTRE solamente sino que es una alimento

sano, muy versátil, variado, fácil de preparar y se puede consumir en cualquier y todos los tiempos de comida.

Sin embargo hay muchos mitos respecto a esta idea. Por ejemplo, pueden haber visto publicaciones donde aseguran queconsumirlas después de las comidas engorda o que empeora la digestión porque se mezcla con los jugos gástricos, etc, etc.

En los tiempos que corren, nos vivimos “quejando” del poco tiempo para elaborar o que es difícil comer saludable, sin embargo a la mano tenemos este tipo de alimentos que principalmente tiene una variedad de nutrientes que nos beneficia ampliamente, nos facilita su traslado para consumirlo en cualquier lugar, es práctico, tenemos variedades de sabores, colores y texturas.

Son protectoras de distintas enfermedades. Son fuente de vitaminas, antioxidantes y minerales. El tipo de vitaminas que aportemos, va a depender de la fruta que elijamos, ya que cada una tiene sus propiedades. A modo de ejemplo, los cítricos (naranja, kiwi, mandarinas, limones) son fuente de vitamina C.

Por otro lado, su alto contenido en antioxidantes hacen de la fruta un fuerte aliado en la reducción de algunos tipos de cánceres.

También nos ayudan a regular el tránsito intestinal, dado que la fibra que aportan contribuye a mantener limpio y sano el intestino, pues evita el estreñimiento y la acumulación de toxinas en el organismo. Además, la fibra aporta volúmen a la dieta: provoca una sensación de saciedad que puede ayudar a controlar el peso. La fibra colabora estrechamente con la flora intestinal, el conjunto de bacterias que viven en el intestino y que son las encargadas de procesar algunos alimentos difíciles de digerir, absorber nutrientes y formar un ecosistema complejo que se autorregula y se mantiene en equilibrio.


Son una excelente opción como postre porque evitamos comer otros postres más calóricos.

Para las personas que siguen dietas de adelgazamiento es una buena opción, siempre y cuando se sustituya por otros postres con más calorías como helados, yogures azucarados o productos de reposteria y bollería. Pero no debemos caer en el error de tomar el postre calórico y añadirle luego la fruta porque si no, se conseguirá el efecto contrario, ya que estaremos sumando la fructosa de la fruta a la dieta.

Si predicamos con el ejemplo, seguramente logremos inculcar un buen hábito en nuestro hogar sobre todo para nuestros hijos. Si los más pequeños de la casa nos ven comer fruta como postre, en vez de otras opciones menos saludables, elegirán esta opción como la mejor opción. El beneficio no es solo para nosotros, sino que a la vez favorecemos que nuestros hijos tengan menos riesgo de sobrepeso infantil. Pero ojo! este beneficio se logra cuando es parte de la rutina diaria.

Existen una gran variedad de sabores, colores y texturas que se pueden consumir en forma natural o también que formen parte de distintas preparaciones, siendo estas el ingrediente principal. Son alimentos que los tenemos todo el año, que nos vamos a beneficiar de su máximo potencial nutricional y sensorial cuando consumimos las de estación.

Las frutas son alimentos muy versátil a la hora de crear postres originales y deliciosos. Puedes combinar frutas con yogurt, crear divertidas brochettes, hacer helados caseros, una rica macedonia. A los niños además les resulta atractivo ver la variedad de colores y texturas...” la comida entra por los ojos”. Hay muchas recetas sencillas elaboradas con fruta que son sanas y nutritivas, tenemos que jugar a crear y elaborar. Eso sí, si estás controlando el peso ajusta las cantidades o tomar este tipo de postres con menos frecuencia y elegí sin agregados de azúcar o grasas.

Hay un mito que dice que consumir la fruta como postre no es recomendable porque ralentiza la digestión. Esta creencia no tiene base científica. Cuando comemos todos los alimentos se mezclan con nuestros jugos gástricos a la vez, así que, en realidad, el orden en el que consumimos la fruta no va a influir en la digestión. Es más, hay estudios que demuestran que las frutas cítricas incluso favorecen la digestión porque ayudan a estimular las secreciones gástricas del estómago.

Otro mito con respecto a la fruta, tiene que ver con la hora a la que se consume, por ejemplo “no consumir fruta a la noche”. Mito que no tiene un sustento científico, ya que la OMS refiere que el aporte calórico de la fruta es la misma independientemente de la hora a la que se consuma , y lo importante es la combinación de calorías totales que se consumieron en el día.

Las frutas tienen un alto porcentaje en agua y si nos acostumbramos a incorporarla después de la comida, estaremos aportando una cantidad extra que hidratará y tersará nuestra piel, una opción más saludable respecto a otros postres que contengan grasas o azúcares refinados como la bollería industrial.

Tomar fruta como postre nos aportará un aliento más fresco que otros postres como pasteles o helados. Por otro lado, algunas frutas nos ayudarán a cuidar nuestros dientes. Por ejemplo, el melón y la sandía gracias a su contenido en vitamina A y agua mantendrán a raya los gérmenes que se acumulan en nuestros dientes. Otras más duras como la manzana, harán que desarrollemos unas encías fuertes y unos dientes más limpios, ya que al morder arrastramos parte de la placa bacteriana que se acumula en los dientes.

Para finalizar otro mito, es que consumir la fruta entera tiene los mismos efectos que los jugos de fruta. Se puede ver como una alternativa saludable, pero hay investigaciones que advierten que consumir jugos de frutas no equivale a comer la fruta. La OMS considera los azúcares presentes en los jugos como libres, aún siendo jugos caseros y recien exprimidos. Dado que se relacionan con el sobrepeso y con problemas como la diabetes, etc. El azúcar de los jugos, al ser líquido , es absorbido muy rápidamente por el organismo, lo cual eleva la glucosa en sangre. Además como ya mencione anteriormente la fruta nos aporta fibra y vitaminas, que se encuentran en la piel, por lo que se pierden en el jugo.

#fruta#postre#elegirsaludable#

159 vistas
  • Icono social LinkedIn
  • Icono social Instagram
  • Facebook icono social

099399555

Batlle 610, oficina 1. Durazno, Uruguay

Horario de atención de lunes a viernes de 8 a 12 y de 14 a 18hs

Lic y Coach Nutricional M. Burgues.