TIPS PARA LA PRACTICA DEL DIA A DIA

Una buena nutrición es una parte importante del estilo de vida saludable de su hijo. A partir de 1 año su hijo debería de formar parte de la alimentación del resto de la familia.

Su función como padre es guiar, aconsejar o sea ofrecer alimentos con valor nutricional en un entorno sereno y en horarios habituales. El profesional nutricionista es quien va a asesorar y apoyar en este proceso.

El trabajo de su niño es decidir si tiene o no hambre y cuánta cantidad debe consumir de los alimentos que le ofrecen.

Para llevar a la practica, tener en cuenta:

Ofrecer una variedad de alimentos saludables. Cuando los niños consumen una variedad de alimentos, consumen los ingredientes que necesitan para una dieta equilibrada para crecer. Al hablar de alimentos saludables me refiero a verduras y frutas frescas, productos lácteos (leche, yogur, quesos) con bajo contenido de grasa o sin grasa, carnes magras (pollo, pescado, hamburguesa caseras magra) y pan y cereales integrales.

Es importante servir porciones adecuados para cada edad, no espere que su niño siempre se coma todo lo que le sirva. En lo posible, deje que su niño elija el tamaño de su porción y que participe de la elección de los alimentos a consumir. No hay problema si su niño no se come todo lo que tiene su plato. Se debe priorizar el aprender a conocer cuando se sienten llenos. Algunos niños de cuatro años o 5 años de edad pueden ser mas selectivos para comer, entonces e aquí los padres deben animar a su niños a probar nuevos alimentos, pero sin presionarlos a comer.

Ofrecer los alimentos a horarios establecidos, en un ambiente de armonía y dentro de lo posible en familia.

Servir los tiempos de comida principales y las meriendas a horas habituales. Trate de no ofrecer alimentos entre comidas, siendo que cuando lo haga sean alimentos saludables y que formen parte de una estrategia. Los niños que picotean durante todo el día pueden no tener hambre a la hora de las comidas, que por lo general es cuando se ofrecen alimentos variados, equilibrados y saludables.

Restringir los alimentos procesados y las bebidas azucaradas es otra de las tareas de los padres, limitar cuántos alimentos procesados hay en el hogar priorizando los alimentos naturales y frescos. Lo más importante es limitar las bebidas azucaradas, como por ejemplo refrescos, jugos de frutas envasados, té azucarado y bebidas deportivas. Las bebidas azucaradas pueden ocasionar caries dentales y pesos corporales poco saludables.

La mejor opción para hidratarnos es el agua, recuerden que “lo dulce no quita la sed”. Las mejores bebidas para niños son el agua y la leche (este último limitando su consumo a no más de 500cc por día). La leche proporciona calcio y vitamina D para tener huesos y dientes fuertes. Los helados se pueden consumir de vez en cuando, pero no todos los días. La fruta entera se prefiere a los jugos de fruta, ya que se aprovecha el alimento en su totalidad, sin embargo muchas veces lo podemos usar como estrategia de variedad de sabores e inclusión de nuevas frutas y/o verduras siempre limitando el agregado de azúcar.

Las porciones pequeñas son para niños pequeños. Es importante ponerle atención al tamaño de las porciones. Anime a su hijo a que elija el tamaño de su porción tanto para alimentos de su preferencia como alimentos nuevos a incluir, pero use platos o recipientes pequeños.

Apagar la televisión, especialmente a la hora de las comidas. Esta resulta porque ver la televisión mientras se come inhibe la sensación de saciedad, convirtiéndose en una causa directamente relacionada con el sobrepeso. En este sentido, se come más, sin embargo, no se disfruta más de la comida, sino que pasa desapercibida. Comer mientras estamos distraídos -mirando televisión o frente a la computadora altera el sabor que percibimos de los alimentos, ya que nuestros recursos sensoriales están "ocupados" con otra actividad, y luego necesitamos consumir más de ese plato dulce o salado que nos habíamos servido.

En cambio, los miembros de las familias que comen juntas se alimentan de modo más sano y equilibrado. El solo hecho de planificar la comida implica en cierta forma planificarla, elaborarla y por lo tanto es más natural y/o casera, y por supuesto más saludable.

Si tienes preguntas acerca de la nutrición de tus niños o inquietudes específicas sobre la alimentación de tu hijo, pontee en contacto vía mail o por teléfono o reserva el día que te quede más cómodo.


27 vistas
  • Icono social LinkedIn
  • Icono social Instagram
  • Facebook icono social

099399555

Batlle 610, oficina 1. Durazno, Uruguay

Horario de atención de lunes a viernes de 8 a 12 y de 14 a 18hs

Lic y Coach Nutricional M. Burgues.