Que tan importante es la alimentación para favorecer la fertilidad?

El consumo de energía es de vital importancia para las funciones y la distribución de los nutrientes (macro y micronutrientes).

Los HC con carga glucémica baja esta relacionada con una mayor sensibilidad de la insulina en las mujeres y de la calidad del semen. En lo que respecta a las proteínas se ha visto una mejora de la ovulación al sustituir proteínas de origen animal por proteínas de origen vegetal. Esto se da porque contienen grandes cantidades de aminoácidos como la arginina, que actúa como sustrato para la producción de oxido nítrico, cuya función vasodilatadora mejora el flujo sanguíneo a los órganos reproductores

favoreciendo el desarrollo de ovocitos y su implantación al ser fecundado.

En cuanto a las grasas es importante elegir grasas saludables, ya que esta estudiado que las dietas ricas en grasas monoinsaturadas tienen un efecto positivo en la fertilidad de las mujeres. La suplementación con omega 3 puede ayudar a reducir la concentración de testosterona y a mejorar la resistencia de la insulina en mujeres con síndrome de ovario poliquístico.

El consumo de energía es de vital importancia para las funciones y la distribución de los nutrientes (macro y micronutrientes).

Los micronutrientes necesarios de mayor vitalidad para el desarrollo correcto placentario y fetal se encuentran las vitaminas A, D, E, C, B12, acido fólico y minerales tales como hierro, calcio, zinc, selenio, yodo y cobre.

Las vitaminas A necesaria para la participación en el proceso de crecimiento y diferenciación celular y necesaria para una adecuada anidación del ovulo fecundado, la vitamina D esta asociada con el mantenimiento de la reserva ovárica y favorece la síntesis de la hormona anti mulleriana y favorece la eficacia en los tratamientos de reproducción asistida y la vitamina C participa en la formación de tejido conectivo, en la producción de colágeno, apoyo en el sistema inmunológico estimulando la formación de anticuerpos y favorece la absorción del hierro que interviene en la implantación del óvulo fecundado.

El acido fólico cumple la función de almacenar y transmitir información genética a través de las generaciones. Se asocia con un aumento en niveles de progesterona y menor riesgo de anovulación esporádica. Los alimentos fuentes son vegetales de hoja verde particularmente.

La vitamina B12 es necesaria para el desarrollo y función de la placenta.

La vitamina E favorece la ovulación y el proceso de implantación en el útero.

El zinc y el selenio protegen al ovulo del daño oxidativo, asimismo el zinc participa en la embriogénesis y ambos junto con el yodo, en la estructura y en la función placentaria y en el crecimiento y desarrollo del sistema nervioso del feto.

El yodo también es esencial en el mantenimiento de la fertilidad y su deficiencia se asocia con un mayor riesgo de aborto espontaneo y con malformaciones congénitas. El hierro favorece la ovulación, interviene en la implantación del ovulo fecundado y reduce el riesgo de desarrollar complicaciones al inicio del embarazo.

¿Qué grupos de alimentos deben evitarse o consumirse con moderación?

Se deben evitar productos procesados y ultra-procesados ya que suelen contener pesticidas, conservantes y otros aditivos que pueden actuar como disrruptores endocrinos, causando desajustes en el ciclo ovulatorio. El tipo y la calidad de los hidratos de carbono pueden condicionar la fertilidad del hombre y la mujer, las grasas saturadas y particularmente la grasas trans, bebidas azucaradas, la cafeína y el alcohol resultan en una baja calidad espermática, lo que dificulta la fecundación.


Una dieta suficiente, equilibrada, completa y variada que incluya alimentos de cada grupo, frutas y verduras en abundancia para asegurar los requerimientos de vitaminas, minerales y antioxidantes esenciales para la salud reproductiva. Incluir grasas saludables (frutos secos, aceites vegetales no hidrogenados y mayor proteína de origen vegetal).


Los beneficios para las parejas que estén planificando un embarazo tras tener una una alimentación equilibrada y variada, con un contenido elevado en hidratos de carbono complejos y fibra, grasas monoinsaturadas y poliinsaturadas, proteínas de origen vegetal, vitaminas y minerales (ácido fólico, vitaminas B12, A, D, C y E, calcio, hierro, zinc, selenio y yodo), así como baja en grasas saturadas y trans y proteínas de origen animal son cambios en el estilo de vida que van a favorecer en aumentar la fertilidad. Así como se recomiendan que se modere el consumo de bebidas alcohólicas y con cafeína, así como evitar el uso del tabaco y generar un ambiente seguro para concebir un embarazo clínico sano.

Es necesario para la buena salud reproductiva una alimentación balanceada, rica en vegetales principalmente, que representan una fuente de hidratos de carbono complejos, fibras, vitaminas, proteínas y minerales.

Por ello, hay que variar los distintos tipos de vegetales para obtener variedad en los nutrientes esenciales que el organismo nesecita para la gametogenesis.

Una ingesta rica en proteínas variadas, que se obtienen tanto de origen animal como vegetal, en diferentes productos cárnicos, lácteos y derivados, y en leguminosas. De donde se obtienen los aminoácidos que se necesita para la gametogénesis, aunque es recomendable que la mayor parte de estas proteínas sean de origen vegetal, ya que aportan menor cantidad de calorías y grasas a la dieta, previniendo así problemas de sobrepeso, los cuales pueden alterar los niveles hormonales, disminuyendo el nivel de fertilidad tanto en el hombre como en la mujer.


Dentro de esa gran variedad de funciones que realizan las proteínas tenemos algunas que son hormonas, las cuales regulan las actividades celulares y de los tejidos. Otras más, las proteínas de los ribosomas, son necesarias para el proceso de la traducción (proceso que convierte una secuencia de ARN mensajero –ARNm- en una cadena de aminoácidos para formar una proteína), en tanto que otras desempeñan algún papel en la regulación de la expresión de los genes. Por lo que son indispensable en la dieta para una buena salud reproductiva. Tratar de obtener los hidratos de carbono de granos enteros ya que estos aportan una cantidad de fibras insolubles que ayudan al tránsito intestinal y contienen mayor concentración de vitaminas y minerales, contribuyen a disminuir los riesgos de DM2, HTA entre otras enfermedades no transmisibles.



Bibliografía:

Portalfarma. Importancia de las verduras y hortalizas.Portalfarma [Internet]. 2017/07/05 [Citado04/08/2021]párr.3. Disponibleen:https://www.portalfarma.com/Ciudadanos/saludpublica/consejosdesalud/Paginas/1402verdurashortalizas.aspx

Patricia Pliego Pastrana, Erika Elizabeth Rodríguez Torres, Margarita Tetlalmatzi Montiel, Carlos Arturo Soto Campos. Las proteínas y el código genético. UAEH[Internet]. [Citado 04/08/2021]. párr.4. Disponible en: https://www.uaeh.edu.mx/scige/boletin/icbi/n1/e7.html

Dra. Lidia Esther Rodríguez Scull. Obesidad: fisiología, etiopatogenia y fisolopatología. Scielo [Internet].2003/0217 [Citado 04/08/2021]. párr.10. Disponible en: http://scielo.sld.cu/scielo.php?pid=S1561-29532003000200006&script=sci_arttext&tlng=en

https://www.nutricionhospitalaria.org/index.php/articles/02279/show#!

https://unesdoc.unesco.org/search/N-EXPLORE-2e44d919-dd55-4575-845c-783e07dca5c4

12 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo